9-11-2015 | Cultura y Artes | Autor: Alvaro León

Yo fumo

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_1447087325yofumo

Bien pasado de moda está el estigmatizar a algún fumador de “hierba” hoy en día. Al contrario, es casi como una bandera de vanguardismo, de ser cool, revolucionario, open mind, ni hablar de un estandarte en lo político y su despenalización, entre otros dotes que le hemos otorgado al aceptar ser fumadores o estar a “su favor”.

Eso de ser un fracasado, un petrificado en el sofá, pegado sin producir porque te pegó muy fuerte o estás en pleno descenso, ser rastafari, hip hop, skater, estrella de rock, son cosas del pasado, hoy los de terno y corbata también reconocen que fuman, o como les gusta a ellos, que “han fumado”, alguna vez. Claro, para no dar tanto la cara, menos cara menos prejuicios externos, vida más tranquila.

Afortunadamente los estereotipos se rompieron y hoy en día no ser abierto de mente, no poder hablar de este tema, o simplemente, no tener opinión, es lo extraño y poco moderno.

El cantautor Joaquín Sabina hace una insinuación al respecto “Cuando uno habla con políticos más o menos responsables, en privado te dirán que no hay más remedio que legalizarla. Lo que pasa es que por motivos electorales no se atreven a decirlo en público. Cuando se acabó la ley seca en Chicago, no se acabaron los borrachos. ¡Se acabaron los gángsters!”.

Y bueno, despenalizarla, según estudios mundiales, reduciría considerablemente el porcentaje de dealer y de mercado negro. Es por esto que campañas para la despenalización del cannabis tratan de incluir a rostros públicos e influyentes sociales para enganchar adeptos y así masificar y potenciar el uso libre. Y si estos rostros fuman es mejor aún, ya que ser exitoso es una meta en esta sociedad, por lo que la consigna “la marihuana hace daño” quedaría neutralizada y se podría ver empíricamente en estos personajes el uso y el éxito social sin ser un “tonto fumón” necesariamente.

Pero, ¿Quiénes podrían considerarse fumadores públicos de marihuana y exitosos? Aquí ponemos a algunos personajes famosos mundial y nacionalmente.

Barack Obama durante su juventud hawaiana fue un abierto fumador de ganja. Se dice que su eslogan “yes we can” con el que toma posesión de la presidencia en el 2009, es realmente un mensaje subliminal que anticipa la casi inminente la legalización de la marihuana en algunos estados de la llamada Unión Americana: “yes we cannabis”.

La imagen que recorrió el mundo en la que el superatleta Michael Phelps sostenía un bong en una fiesta escolar, es la carta de acceso público a romper el estereotipo de “fumón flojo”, o como sería en chilensis “volao pajero”.

“Yo creo que la marihuana no solo debería ser legal, creo que incluso debería ser parte de una industria casera”, señala el escritor internacional Stephen King.

Si de emblemas de la weed hablamos, no podemos dejar de lado al legendario Bob Marley es el más conocido y respetado intérprete de la música reggae y es acreditado por ayudar a difundir tanto la música de Jamaica como el movimiento rastafari. Tan comprometido estaba con su cultura que promovía el uso y libertad de la marihuana, ya que uno de los principios básico de los rastas es el poder curativo y espiritual de la weed.

Así como ellos y una lista muy larga de fumadores públicos dejan en evidencia su afinidad con la cannabis. Esto para ayudarla a que la despenalicen, y para hacer empírica una cultura consiente y libre de consumidores de marihuana.

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_1447087325yofumo
157