NoticiasMedicinalSleep weed, sweet dreams
15-12-2015 | Medicinal | Autor: Alvaro León

Sleep weed, sweet dreams

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_1450189818capturadepantalla2015121511-34-13

Uno de los mayores argumentos de la gente al momento de admitir que fuma marihuana, es que les produce “relajo”. Desde hace miles de años, se usa el cannabis como antídoto a muchos trastornos del sueño, o como un intensificador de la fase de “sueño profundo”.

FASES DEL SUEÑO

El sueño tiene cinco etapas 1, 2, 3, 4, y sueño REM (movimiento rápido de los ojos). Usualmente la mayoría de la gente pasa por todas estas fases más de una vez en la noche, ya que cada ciclo de sueño tiene una duración de entre 90 a 110 minutos. Las etapas progresan cíclicamente desde 1 hasta REM luego comienzan nuevamente con la etapa 1. En los primeros ciclos de sueño completo el tiempo de sueño profundo es más largo, a medida que los ciclos avanzas el período de tiempo de sueño profundo disminuye y el tiempo de REM aumenta.

Primera etapa:

es el sueño liviano, en esta fase despertarse es fácil. Aquí la actividad ocular disminuye y la actividad muscular se pone más lenta. Dura aproximadamente 10 minutos y es la etapa de transición entre la vigilia y el sueño. Ocupa el 5% del total del ciclo completo de sueño.

Segunda etapa:

El ritmo cardíaco y ocular siguen disminuyendo y las ondas cerebrales se vuelven más lentas. Cada cierto rato se producen estallidos de ondas cerebrales rápidas, las que conocemos como “sentía que me caía”. Esta fase ocupa el 50% del tiempo del ciclo completo de sueño.

Tercera fase:

Las ondas cerebrales son extremadamente lentas, denominadas ondas Delta. Estas se intercalan con ondas más pequeñas y más rápidas. Se pasa de 2 a 3 minutos en esta etapa. Aquí ya comenzamos a adentrarnos en el sueño profundo.

Cuarta etapa:

El cerebro produce casi exclusivamente ondas Delta. Es muy difícil despertar en esta fase, ya estamos sobre el camino del sueño profundo. No hay movimiento ocular o actividad muscular. Es cuando algunos niños experimentan mojar la cama, caminar dormidos o terrores nocturnos. Dura 20 minutos aproximadamente, el 20% del tiempo del ciclo. Esta es la fase que determina una buena o mala calidad del sueño, si es reparador o no.

Estado REM:

En esta fase el cerebro está muy activo. La respiración se hace más rápida, irregular y superficial, los ojos se agitan rápidamente y los músculos de los miembros se paralizan temporalmente. El ritmo cardíaco aumenta, la presión arterial sube, los hombres experimentan erecciones y el cuerpo pierde algo de la habilidad para regular su temperatura. Es el tiempo donde ocurren los sueños y captamos gran cantidad de información de nuestro entorno debido a la alta actividad cerebral que tenemos. En esta fase se muestra una actividad cerebral semejante a la de la vigilia. Si una persona es despertada durante el sueño REM puede recordar los sueños. La mayoría de la gente experimenta de tres a cinco intervalos de sueño REM cada noche.

Casi el 50% del tiempo del sueño de un niño lo pasa en el estado REM. Los adultos pasan cerca de la mitad del tiempo que duermen en la etapa 2, cerca del 20% en REM, y el otro 30% se divide entre las otras tres etapas. Los adultos más viejos pasan progresivamente menos tiempo en el sueño REM.

Como bien hemos explicado las etapas de sueño está específicamente determinada por las ondas. Estas pueden ser lentas o rápidas, las que se manifestaron en la frecuencia cardíaca, respiratoria, movimientos musculares y oculares.

Los trastornos en el sueño involucran una irregularidad en estas fases y sus tiempos. Por esta razón a lo largo del tiempo el cannabis ha sido usado para regular los ciclos del sueño, o para prolongar algún estado con un fin específico.

La administración de THC, según estudios sobre el sueño, ha demostrado que reduce la duración y la intensidad del sueño de la fase REM, al mismo tiempo que aumenta la duración del sueño profundo.

Se han escrito varios artículos respecto de cómo el cannabis influye en el sueño, no se ha determinado nada en concreto, aún falta por investigar bastante al respecto, sin embargo el proceso de quedarse dormido, y la progresión de las fases en un ciclo, viene determinado por las interacciones complejas entre los neurotransmisores del cerebro.

Consumir THC o CBD antes de acostarse produce un aumento en el sueño en general. Sin embargo usar CDB en la misma dosis que el THC anula la influencia tanto de THC y CDB en el ciclo del sueño.

Inducir el sueño es uno de los mayores trastornos en la actualidad,” no poder quedarse dormido”, específicamente. El sistema endocannabinoide ayuda a la activación de los receptores GABA (neurotransmisor inhibidor primario), ayudando a inducir el sueño. Muchos de los somníferos de hoy en día apuntan a influir en estos receptores.

Más allá de lo que los estudios plantean, es de suma importancia que el consumidor de cannabis sepa lo que fuma, es decir, esté en conocimiento de la influencia en su cuerpo de los distintos cannabinoides y sus propiedades, para así tener una “libertad consciente” de consumir qué y para qué.

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_1450189818capturadepantalla2015121511-34-13
157