NoticiasAutocultivoOxígeno: El secreto de la vida y la salud
4-10-2016 | Autocultivo | Autor: dlf@delaferia.cl

Oxígeno: El secreto de la vida y la salud

symbol_oxigeno

 

Todos los seres vivos de este planeta necesitan oxígeno para crecer. Por lo que las plantas también necesitan del oxígeno para desarrollarse. Es por esto que las raíces son una parte fundamental dentro del cuidado de la salud de las plantas. Si la planta obtiene niveles bajos de oxígeno esto podría ser la causa principal de casi todas las enfermedades radicales.

681

Los seres humanos también necesitamos de una buena oxigenación para tener una calidad de vida óptima. Es por eso que existen técnicas de respiración para entrar en estados de salud, tanto mental, física y espiritual. Las plantas no son la excepción.

Las plantas cultivadas en suelo y las hidropónicas son susceptibles ambas al mismo síndrome de podredumbre de raíces y de riego excesivo. Pocas veces se reconoce que  la planta presenta una enfermedad sea por estas razones mencionadas.

El punto es que: la causa real es una insuficiencia de oxígeno en la zona radical, las raíces. Una planta sana empieza con un sistema radical sano. Refiriéndonos a sistema radical o sistema radicular al conjunto de raíc1255-problemas-por-exceso-o-falta-de-riegoes de una misma planta.

En un sistema de cultivo en el suelo, el sustrato consiste en partículas, una película de agua en las partículas, y huecos de aire entre las partículas. Cuando se echa demasiada agua a la tierra, los huecos de aire se llenan de líquido. Frente a esto, las raíces agotan rápidamente el oxígeno disuelto en el agua pero, si no han consumido lo suficiente del líquido para permitir que el aire vuelva a entrar en los huecos, dejarán de funcionar.

Si esto ocurre, las raíces comenzarán a morir dentro de las próximas 24 horas. A medida que las raíces vayan muriendo, la planta tendrá menos capacidad para poder absorber los nutrientes y consumir el agua, lo que la llevará a un estado de desnutrición (plantas pálidas, crecimiento lento y débil), comenzará a marchitarse como si no tuviera suficiente agua. Este punto es muy importante porque es fácil caer en la trampa de la apariencia y echarle agua nuevamente, empeorando la situación.

En un sistema hidropónico, la causa es muchas veces una simple carencia de oxígeno en la solución, que puede ser a consecuencia de una circulación y/o una aireación inadecuada.

Una temperatura demasiado alta en el depósito también podría influir en la capacidad de disolver el oxígeno en el agua. Temperaturas superiores a los 25 grados Celsius causará problemas, por lo que se recomienda mantener la temperatura en grados entre los 20 y los 24.

Es importante verificar las raíces. Las raíces sanas son blancas y con algún que otro tinte amarillo. Si estas están moradas, con puntas muertas o se despiezan fácilmente el cultivo se encuentra en problemas.

Al morir y descomponerse las raíces, quitan oxígeno del agua, y al agotarse los niveles de oxígeno se mueren más raíces, y así comienza un círculo vicioso.

Tanto las temperaturas altas como los niveles reducidos de oxígeno fomentan las bacterias aerobias y hongos. Cuando todo esto aparece, aún se puede intentar salvar a la planta, pero se debe actuar rápidamente.

Un nivel elevado de oxígeno fomenta el crecimiento sano de las raíces. Estas se verán a simple vista muy blancas y además se podrá distinguir una capa pilífera con una superficie enorme que permitirá la absorción rápida de grandes cantidades de agua y nutrientes para un crecimiento rápido.

El oxígeno adicional permitirá estimular masivamente la producción de proteínas a nivel celular. Esto intensificará el proceso fotosintético lo que llevará a que se produzcan plantas más espesas con hojas más grandes, tallos más gruesos e internados más cortos. Por lo tanto las plantas a primera vista estarán más fuertes y las hojas tendrán un color más oscuro lo que potenciará que estas recojan la luz con más eficiencia mejorando aún más la respuesta fotosintética.

Pues ya lo sabe si quiere cultivo sano, debe velar por unas raíces sanas. Tal cual el dicho: “Todo lo que eres para arriba, debes serlo para abajo”. Raíces sanas, cultivo sano.

 

raices_canamo_net-870x290

 

symbol_oxigeno
141