NoticiasInternacionalIsrael y la industria medicinal del cannabis
21-06-2016 | Internacional | Autor: Alvaro León

Israel y la industria medicinal del cannabis

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_146653140382390

Ya son mundialmente reconocidas las virtudes del cannabis y su uso en tratamientos específicos de algunas enfermedades.

Esto Israel lo reconoce legalmente hace más de una década, apoyando, desde el Estado, la iniciativa de invertir en investigar, perfeccionar y administrar la marihuana con fines medicinales.

En el  año 2015 facultativos prescribieron a más de 25.000 usuarios de la marihuana como medicina. La lista se componía de pacientes con cáncer, epilepsia y enfermedades degenerativas.

Frente a esta propuesta el Estado israelí puso a disposición instituciones universitarias locales. Casi veinte equipos universitarios se han especializado en este campo y la prestigiosa universidad hebraica de Jerusalén acaba de inaugurar su centro de Investigación del Cannabis.

marijuana-and-israeli-flag-780x438

En el norte de Israel, a las afueras de una pequeña ciudad, se ubica un complejo de dos hectáreas, en el cual se encuentran invernaderos y laboratorios trabajando en la investigación y cultivo de cannabis.

En el lugar se cultivan un total de 50.000 plantes de 230 variedades distintas para usarlas terapéuticamente. Esta plantación es considerada la segunda más grande del país hebreo.

El recinto al que nos referimos es  B.O.L (Breath of Life, Aliento de vida) Pharma, empresa farmacéutica  a cargo de Tamir Gedo, quien recibe la autorización, para este trabajo, por parte del Ministerio de Salud del Estado israelí para cultivar y distribuir el cannabis.

En este complejo cada planta está monitoreada por un programa que controla sus parámetros bioquímicos las 24 horas. El laboratorio también se encarga de cultivar y distribuir cannabis medicinal.

Cada vez existen más inversionistas, empresarios e investigadores que entran en el negocio de la marihuana buscando del producto perfecto: un medicamento purificado, dosificable y con menores efectos secundarios.

Aún queda mucho campo por indagar y profundizar. Muchos aspectos que descubrir sobre esta planta de poder. En la realidad nos vamos acercando cada vez más a una cotidianidad del uso y consumo consciente del cannabis.

En nuestro país la cosa marcha a un andar fluido, encausado a desembocar en aires de libertad, educación y conciencia sobre las propiedades y usos de la marihuana como un ejemplar de cabecera en tratamientos médicos, y como uso recreativo pacífico y expansivo de conciencia e inspirador de algunas almas.

Y aunque suene muy cliché, tenemos que tener  claro que no todo es para todos, ni todos somos para todo, por eso apelamos a la información, educación, concientización y sobre todo, responsabilidad propia y social.

th_03534ec9bf0ad37ce39eb848e14a0828_146653140382390
140