NoticiasCultura y ArtesGanja Yoga: la combinación perfecta de Yoga y cannabis
18-04-2016 | Cultura y Artes | Autor: Alvaro León

Ganja Yoga: la combinación perfecta de Yoga y cannabis

wh-420yoga-2_0

 

La palabra Yoga significa “unión”, unión de cuerpo, mente y espíritu. Pero este estado no solo se consigue en una práctica de asanas (posturas de Yoga), o solo yendo a clases, es una posibilidad que yace transversalmente en toda la vida de cualquier individuo.

La oportunidad que la vida otorga para poder ser capaz de estar presentes conscientemente en cada momento de ella, convergiendo todos nuestros cuerpos, planos y dimensiones en un mismo instante y con todas las energías concentradas, se hace más placentera cuando es apoyada por algún poder de otro reino, sobre todo del reino vegetal, y mejor aún si proviene de alguna planta de poder.

La práctica Yoga aporta conocimiento milenario para poder lograr este propósito de elevación. Lo hace a través de técnicas de respiración, posturas o asanas y meditación.

Es en este punto donde entrelazamos al cannabis con el yoga.

Ya hemos conversado de las propiedades tranquilizantes, relajantes, activadoras y anímicas que proporciona el cannabis. Por estas razones es que algunos practicantes de yoga utilizan estas cualidades en beneficio de sus prácticas y sobre todo, pensando en aportar y ahondar en la meditación.

“La combinación de marihuana y yoga es como poner sal en la comida. Es una pequeña mejora” Dice Tanya Pillay, actriz, practicante de yoga y escritora de Toronto, apelando a que la mezcla de ambas causa un efecto favorable al bienestar y mejora de todo tipo del ser humano.

Por otro lado, Luis Aguirre, un Swami de Venezuela, se dirige a su alumno y le comenta lo siguiente: “La marihuana te pone en una nota buenísima, pero luego te da un bajón horrible”. “El alumno de yoga que deje la marihuana hoy podría tardar 10, 20 30 o más años para estar normal emocional, espiritual y corporalmente hablando. La gente que use drogas (marihuana, éxtasis, entre otros como psicofármacos) TIENE UN HUECO EXISTENCIAL. Una persona que fume marihuana no puede ser YOGUI”. (texto extraído de la página oficial de Yoga integral Venezuela).

Las opiniones, no solo en estos dos ejemplos, con respecto del cannabis están polarizadas. Unos a favor y otros en contra y cada cual con los argumentos y fundamentos adecuados para respaldar su opinión. Es por ello que queremos hablar y dar a conocer Ganja Yoga.

En Estados Unidos después de la legalización en Washington, Colorado y en varios estados más que permitieron el uso medicinal de la marihuana, tuvo lugar el nacimiento de esta “nueva tendencia”.

Además en Canadá existen varias ciudades donde se practica desde hace años esta tendencia de Yoga. De hecho, las clases de Ganja Yoga fueron mencionadas en la revista HIGH TIMES como “Pot’s Greatest Hits de 2012” (Los Mejores Éxitos de Marihuana del 2012).

El cannabis resalta que las clases de yoga sean reuniones de relajación. Generalmente, los yoguis lo vaporizan, puesto que se trata de la forma más limpia de fumar ganja. También es posible comiéndolo antes, pero con la vaporización es mucho más fácil adormecerse. El cannabis estimula un área del cerebro llamada glándula pineal, que en meditación se llama el chakra del tercer ojo. O Ajna chakra. Fumar antes o durante la clase hace que los estudiantes estén más receptivos a las posturas y filosofías que hay detrás de las actividades.

El hecho de que el cannabis funciona como un relajante muscular y analgésico aumenta los beneficios. Dee Vee Marie, una de los primeras profesoras de yoga de Occidente en introducir marihuana en la práctica del yoga y dueña de FOLLOW THE BLISS (Sigue la Felicidad) en Toronto, usa la planta como un vehículo sagrado durante la práctica. Ella cree que las sustancias que aumentan la conciencia son el meollo de todas las tradiciones místicas. Por eso, promociona el cannabis, los hongos y las hierbas como herramientas para despertar el “Dios interior”.

Uno de los cultivos más antiguos de la humanidad es la marihuana, por lo que su estrecha relación con el despertar espiritual no es tema en muchas culturas. A esto, Lu de The House of Yoga (La Casa del Yoga) en Toronto, agrega que pese a que legendariamente se use al cannabis como medio para el despertar espiritual, mental, y por qué no decirlo, corporal, su fusión abierta con el yoga tomará tiempo, o quizá no suceda, que Ganja Yoga se convierta en una sólida tendencia tiene la dificultad en la ansiedad social que existe sobre admitir públicamente que se fuma cannabis.

También comenta que hay “una creciente aceptación del uso de medicamentos de plantas sagradas como herramientas espirituales”.

Este es el punto más importante. Las separaciones, las divisiones y las segmentaciones no pertenecen a la evolución. Por lo que combinar los poderes de plantas sagradas, en este caso de la marihuana con el yoga, hace que una disciplina tan ardua, ortodoxa y beneficiosa para el hombre y la creación misma se vuelva más elevada y potente. Acercando al practicante aún más al regocijo de la vida y a llevar de mejor manera el proceso de estar aquí, en este tiempo, espacio, de compartir y vivir una experiencia humana.

wh-420yoga-2_0
157