NoticiasAutocultivoCochinilla: “archienemiga” del cannabis
13-12-2016 | Autocultivo | Autor: Community Manager

Cochinilla: “archienemiga” del cannabis

Todos los seres vivos tienen un antagonista, por lo general es su depredador. Las plantas no quedan exentas de tener un enemigo.

Así como el maíz tiene que cuidarse de las aves, las plantas de marihuana deben cuidarse de algunos enemigos que las asechan sigilosamente. Propensas están a la invasión de cochinillas y pulgones, sus más notables antagonistas.

Estos insectos son las plagas más habituales, pueden dañar cualquier tipo de planta, ya sean ornamentales o árboles frutales. Esta vez nos referiremos a la cochinilla específicamente, o también conocida como “Pseudococcus citri, Chrysomphalus dictyospermi y Quadraspidiotus perniciosus, parásitos de las plantas que pueden causar graves perjuicios a la marihuana.

Las cochinillas encuentran el medio ideal para crecer en los ambientes que cuentan con altas temperaturas y escasas precipitaciones.

Este pequeño bichito puede ocasionar  dos clases de daños. El primero tiene que ver con el destrozo que hace a la planta cuando clava su pico y absorbe la savia. El segundo daño tiene relación con la sustancia que excreta cuando sacan la savia. Es un líquido azucarado o melaza donde se desarrollan hongos como las fumaginas y las negrillas.

La planta pierde parte de su vigor, se debilite y esto influya notoriamente en el proceso de la fotosíntesis.

Para deshacerse de la cochinilla es importante aplicar un producto que circule por el torrente de la planta, la savia, ya que este insecto posee una estructura protectora impermeable que le permite escabullirse fácilmente de la aplicación en modo de pulverización.

También puedes usar métodos caseros como la aplicación de una solución a base de alcohol y jabón. Solo debes disolver una cucharada de jabón lavavajillas en una pequeña cantidad de agua a temperatura templada. Luego, hay que añadir un litro de agua y una cucharada de alcohol de quemar. Una vez lista la mezcla mojas un pincel y “pintas” a los insectos o los rocías con el producto.

Los depredadores naturales son una buena forma de combatir a este enemigo. Las mariquitas y los endoparásitos (Un endoparásito es un parásito que vive en el interior de su huésped) son unos buenos aliados en esta labor de limpieza.

Ojo con las plagas de las plantas y los productos que usas para eliminarlas, no creo que quieras humos llenos de químicos y daños a tu salud humana. Así que cuida tu planta y ella te cuidará a ti.

 

cochinilla 2
141