NoticiasAutocultivoAprende a autocultivar plantas gigantes con el método Jorge Cervantes
21-04-2016 | Autocultivo | Autor: Alvaro León

Aprende a autocultivar plantas gigantes con el método Jorge Cervantes

 

jorge-plant

En la foto podemos ver a Jorge Cervantes con el resultado de su método.

No te puedes perder esta información!

Para ver la infografía completa da click sobre ella para que se abra y puedas ver y leer todos los detalles del método de este gran cultivador.

14355070_1181282248604480_543433156369303562_n

 

No existen imposibles!

Las plantas gigantes de cannabis son reales!

Solo se necesita de una gran paciencia y dedicación en el cultivo.

Ya no es un mito y se puede hacer en casa. Apela al autocultivo y disfruta de tu trabajo.

La adaptación y familiarización de las plantas con el micro clima local es uno de los principales factores relevantes a la hora de elegir la genética más apropiada para este desafío. Debe funcionar bien a la intemperie y ser resistentes a los hongos.

Combinando la genética de un banco, sin importar si es sativa o índica, con plantas locales o que tengan seis generaciones anteriores de cultivo, es la mezcla perfecta para emprender la aventura gigante.

Para especies gigantes, tiempos largos de cultivo. Así como los elefantes gestan a sus crías alrededor de 22 meses, las plantas grandes necesitan un cultivo de ocho a diez meses.

Estos ejemplares pueden obtenerse de esquejes o de semillas hembras. Así el camino del autocultivo comienza, y a medida que la planta va creciendo se le va otorgando una maceta más grande. Igual que los bebés cuando crecen, de cuna pasan a cama.

Con cuatro o cinco trasplantes en un mes o mes y medio la planta debería medir un metro o más. Pero cuándo es el momento de trasplantar? Es cuando las raíces están entretejidas entre la base y los laterales del contenedor, la planta manifiesta su nuevo estado con un crecimiento ralentizado y mayor distancia internodal.

Entre julio y agosto es un buen momento para sembrar, así las plantas comenzarán su proceso en invierno dejando el calor del tiempo climático para su fase final. Hay que resguardarlas del frío, si están en exterior los plásticos de invernadero son una buena opción.

Cuando la cantidad diaria de luz no sea suficiente para cultivar las plantas, habría que completar las horas de día usando lámparas de poca potencia, de 40 a 60 watts, para que no florezcan. Si se plantaron a tiempo, cuando se produzca el aumento de las temperaturas y de las horas de luz con la llegada de la primavera, nuestras plantas medirá un metro de altura y podremos trasplantarlas al contenedor final de suelo y retirar la protección del invernadero.

En contenedores grandes de un volumen entre 900 y 1.400 litros y un diámetro, y con un material poroso que permita el paso del aire, es más fácil ajustar el sustrato o tierra sobre el cual las plantas se desarrollaran.

Una opción para autocultivos de largo proceso es hacer un buen sustrato con compost orgánico, estiércol, enmiendas orgánicas como humus de lombriz, perlita y vermiculita. Además, añadir harina de sangre, harina de huesos, paja y harina de algas, según la receta de la infografía anterior.

Si decides usar productos químicos debes reunir un buen sustrato básico y aplicar la fórmula elegida para cada mes o semana ya que los elementos químicos siempre serán absorbidos por la tierra.

El mega contenedor es la etapa final del cambio de casa de las plantas. Es muy importante que el sustrato del este no esté a menos de 13º Celsius. No suele ser necesario controlar la temperatura del sustrato, pero los cultivos situados muy al sur y en climas muy fríos pueden acondicionarse con una resistencia eléctrica dentro del contenedor.

La cantidad de calcio y magnesio que contenga el sustrato hacen que la planta transpire menos agua. Por lo general una vez cada dos días con 90 litros de agua por planta es lo que los expertos usan al momento de regar. Es recomendable usar agua limpia con pocas sales con menos de 300 ppm.

Para conservar la humedad de la tierra puede ponerse sobre la superficie una capa de hojas en descomposición o césped seco. Es recomendable regar al principio del día cuando la capa superficial de la tierra (2,5 cm) está seca. Ten siempre en cuenta que las plantas necesitan más agua durante la floración.

Conviene el riego por goteo o usar manguera. Intenta no acarrear cubos o cubetas, ya que pesan mucho y suponen demasiado trabajo.

Montar una estructura circular de alambre inoxidable es una buena manera para sujetar las ramas que crecen de la planta durante el trasplante final al contenedor. También hay quienes utilizan entre 3 y 20 palos para sujetar las ramas. Esto suele ser más complejo y más trabajoso. El gran consejo es hacer las cosas lo más simples posibles y esto suele tener mejor resultado.

Para contener a las plantas a medida que estas crecen, dos capas de red con agujeros de 15 cm2 aproximadamente son suficientes. Esto permitirá que las ramas y los cogollos puedan atravesarlas y seguir estando sujetos.

Si ha llegado el momento de podar, las plantas grandes necesitan podas pero no muchas. Se sugiere la poda apical, que consiste en cortar el brote de las puntas de las ramas, así la planta tiene una recuperación más rápida lo que acelerará el crecimiento general.

Una forma redonda para que reciba mayor cantidad de sol es lo más apropiado. Si la planta tiene forma de pino se pueden doblar las ramas para adaptarla como el cultivador quiera.

Y cuando llega el punto óptimo de la cosecha? Según Jorge Cervantes en “Cannabis Expeditions DVD”, el momento preciso de cosecha es cuando el 50% de los tricomas tiene un color cremoso translúcido. Si el cultivador quiere que los cogollos tengan más cuerpo, tendrá que esperar hasta que la mayoría de los tricomas estén de color ámbar.

Las plantas grandes idealmente se cosechan de manera progresiva y por la mañana, recogiendo la primera capa de medio metro de cogollos, luego la segunda y así hasta la tercera cosecha o la cuarta, con una diferencia de una o dos semanas entre cada recogida. Así se le permite a los cogollos que aún no han alcanzado a madurar un tiempo extra para desarrollar su máximo esplendor. No es azaroso que los últimos cogollos que se cosechan sean los mejores

Un kilo y medio, si es que se cultivan apropiadamente, es lo que se puede conseguir de una planta gigante. Pero al cosechar progresivamente, y reducir la intensidad de trabajo de la manicura, puede aumentarse la producción hasta dos kilos y medio. Es decir, se puede cosechar hasta un 60% más por por planta.

La aventura gigante es real y solo depende del arte-oficio de quien la cultiva.

jorge-plant
155