Ir a contenido
Breve historia de los "vapos"

Breve historia de los "vapos"

Vaporizadores 

Los vaporizadores son unos aparatos electrónicos que comenzaron a surgir a mediados de los 90s cuando personajes como Verdamper y Eagle Bill desarrollaron un arcaico, pero ingenioso sistema en el cual una fuente de calor (un “cautín” para soldar) calentaba un flujo de aire o una superficie donde se posaba la yerba y ésta no se combustionaba, pero sí liberaba sus propiedades. Nace así el “método medicinal” de consumo, evitando el denso humo, pero procurando evaporar/sublimar la resina y así sentirla más suave, sin el maligno alquitrán ni con tanto calor de la combustión.
Los aparatos no eran portátiles y eran muy grandes. Pero el ingenio de Karl de Verdamper lo llevó a desarrollar un bolsito lleno de enormes y pesadas baterías para vaporizar en el exterior…
Pasaron los años y los diseños fueron mejorando, sumándole piezas de borosilicato y procurando dejar de lado las mangueras y exceso de partes metálicas. Siempre la idea es deshidratar la yerba y dejar de lado el humo.
Los primeros “vapos” siempre fueron grandes y son los conocidos como de ESCRITORIO. Se manejan enchufados a la corriente eléctrica y no tienen fácil movilidad, la idea es que sean el centro de la mesa. Tienen múltiples mangueras, boquillas o hasta inflan grandes bolsas. Pueden ser usados por varios usuarios.
Pero hay otro tipo, ya más actuales, que son los vapos PORTÁTILES. Éstos son más chicos y principalmente para uso personal. Cuentan con accesorios para colgarlos, cargarlos en el vehículo, controlarlos desde el teléfono, etc. Sus baterías son más pequeñas y por lo tanto requieren recarga después de algunas fumadas.

Para seleccionar tu mejor aparato debes considerar si lo usarás sólo en tu casa, de ser así los vapos de Escritorio son lo tuyo. Pero si te gusta la movilidad ya hay muchas marcas confiables que te pueden dar buenos resultados.
Recuerda los beneficios de que al no haber humo hay menos aroma, también tu material te durará más pues se aprovecha mejor que quemándolo y obviamente evitar el humo ayudará a evitar enfermedades.

@Pescaomarino

Artículo anterior ¿Cómo elegir un vaporizador?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos