Artículos¿Cómo trasplantar la marihuana?

¿Cómo trasplantar la marihuana?

Todos los cultivadores, novatos y expertos, tienen claro que las raíces son una de las partes más importantes de las plantas, ya que estas son las que absorben los nutrientes. Es por esto que tener raíces fuertes, sanas y vigorosas es una de las principales tareas de un cultivador.

La planta de marihuana no se caracteriza por tener un sistema rudicular fuerte, lo que implica que debemos ayudarla en esta labor para que la cosecha que nos brinde sea de máxima calidad, potencia y abundancia.

Estimular las raíces es una muy buena opción. Una forma es hacerlo mediante trasplantes.

 

Lo explicaremos a continuación:

Hacer germinar la planta y luego ponerla en una maceta pequeña es un buen comienzo. Lo que se busca con este diminuto espacio es que las raíces de la planta ocupe todo el espacio que se le da para que crezca (en una maceta pequeña el periodo de ocupación del espacio es más corto).

Lo habitual es realizar el trasplante a partir de la segunda o tercera semana de vida. En todo caso la misma planta avisará de este momento cuando asome sus raíces por los espacios de la maceta.

Cuando todo el espacio de la maceta esté ocupado será un buen momento para realizar el trasplante de la maceta pequeña a una más grande, tiene que ser en el proceso vegetativo. Ojo que debemos ocuparnos de utilizar tierra de buena calidad para el trasplante de nuestro cultivo.

Algunos datos para una buena tierra o tierra de calidad son: que sea aireada y esponjosa, debe tener buen nivel de humedad y totalmente desparasitada. Infórmate más sobre la que necesitas en www.delaferia.cl, o directamente en nuestras tiendas.

Siguiendo con el procedimiento del trasplante, al colocar la tierra de calidad en la nueva maceta debemos hacer un agujero en el centro del tamaño de la maceta pequeña así colocar las raíces será más fácil. Luego de esto terminar de tapar el cepellón con tierra y regar con amor y en justa medida, así la planta comenzará  el desarrollo de las raíces. Este mismo proceso puedes realizarlo de esta maceta a otra de un tamaño más grande y/o definitiva si lo prefieres, pero procura que esto ocurra antes de la floración.

En la etapa de floración no es recomendable hacer trasplantes, debido a que la planta concentra  sus energías en crecer con vehemencia durante las primeras semanas y en desarrollar la flor y cogollos durante el resto del tiempo, lo que no deja energías disponibles para el desarrollo y fortalecimiento rudicular.

Esta es una buena y efectiva manera de que las plantas vigoricen su sistema rudicular y así puedan darnos lo mejor de sí en la esperada cosecha!