ArtículosFalta de Fósforo en tu planta

Falta de Fósforo en tu planta

La carencia de fósforo es una manifestación de debilitamiento de la planta por la falta de algunos nutrientes. Esto se da principalmente en etapa floral, ya que en este momento es cuando más utiliza este para desarrollar las flores, sin embargo también puede desarrollarse en etapa vegetativa.

Su participación es muy importante en los procesos metabólicos, tales como la fotosíntesis, la transferencia de energía y la síntesis y degradación de los carbohidratos. El P (Fósforo) se clasifica como un nutriente primario, es uno de los 17 nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas.

El P juega un papel vital virtualmente en todos los procesos que requieren transferencia de energía en la planta. La falta de este nutriente, al igual como se manifiesta la carencia de Nitrógeno, comienza a manifestarse en las hojas más viejas. Estas primeramente, poseen un color verde intenso el que va mutando su pigmentación pasando por los tonos purpura o rojos, los que posteriormente evidencian el secado de la hoja y pierde total color hasta caerse de la planta. También pueden aparecer manchas en el resto de las hojas.

Esta falta de fósforo o de cualquier nutriente en general, afectara al vigor de la planta. En este caso, de la carencia de P, es muy factible que los brotes disminuyan, lo que llevará a que la planta forme tallos débiles y con hojas pequeñas. Y lo peor es que la floración disminuya, los frutos no logran su pick y el desarrollo radicular es menor. El adecuado suplemento de P es esencial para el desarrollo de nuevas células y para la transferencia del código genético de una célula a otra, por lo tanto este elemento es parte esencial de los procesos que transfieren el código genético de una generación a la siguiente, proveyendo el mapa genético para todos los aspectos de crecimiento y reproducción de la planta.

En los suelos con un PH elevado el fósforo cuesta absorberlo por las raíces. La cal provoca su bloqueo.

Soluciones:

  • Los abonos para flores; rosas, geranios, entre otros, vienen cargados con fósforo y sirven para salir de este apuro.
  • Los fertilizantes ricos en fósforo sirven. Hay que ocuparse de enterrarlo cerca de las raíces, ya que el mineral no es fácil de mover en el suelo.
  • También, un dato casero, es abonar con harina de hueso o levadura de cerveza. Estos productos son ricos en fósforo.

Toda nutrición debe ser en una medida justa, tanto para las plantas como para el ser humano, es por esto que un exceso de fósforo impedirá que el cobre y el zinc sean correctamente absorbidos por las capas externas de las células de los pelos radiculares y de la punta de la raíz.

Dale a tu planta lo que necesita…obsérvala y huélela…¡Buenos Humos!